¿Prince Boateng de vuelta en 2018?

No hace ni un mes que Prince Boateng se despidió entre lágrimas de la UD y en el club ya le esperan de vuelta. No se trata de una operación sencilla ni que dependa de los deseos que hay de que luzca de nuevo de amarillo. Pero tampoco es un imposible.

Problemas familiares impidieron a Boateng seguir en la UD y mantener su estatus de futbolista estelar de un proyecto en el que creía. De hecho, en mayo había rubricado su renovación hasta 2020 como prueba de implicación y fidelidad. Pero en la misma semana en la que arrancó la temporada en curso, de manera inesperada para sorpresa general, convocó a los medios de comunicación para anunciar que tenía que irse. «Hablo como padre, no como futbolista», expuso para justificar su repentina salida. Compañeros, técnicos y dirigentes dejaron a un lado la profesión y le arroparon y brindaron toda la comprensión que necesitó en un momento de máxima tensión emocional y que le hizo hasta llorar. Detalle que no olvida Boateng, cuya despedida no pudo ser más cálida y afectiva. «Espero volver algún día», dejó a modo de premonición en sus últimas palabras antes de coger el avión destino al Eintracht de Frankfurt. A su lado, Miguel Ángel Ramírez, también con las pulsaciones aceleradas.

El presidente confesaría después que vivió uno de sus momentos más duros desde que asumió el mando de la entidad, ya que las circunstancias que rodearon todo le afectaron profundamente.

Pero entre sentimientos y despedidas, Ramírez y Boateng tuvieron tiempo para alcanzar un compromiso de futuro vinculante para ambas partes. Desde la UD, en boca de su mandatario, se le dejó muy claro a Boateng que siempre tendría las puertas abiertas y que se le reservaría máxima consideración. Boateng, agradecido, fue más allá: en caso de dejar la Bundesliga, priorizaría volver. Desde entonces, los contactos entre Ramírez y Boateng no han parado de sucederse a modo de llamadas y mensajes, fortaleciendo una amistad casi paternal y sobre la que se fundamentan los pálpitos de que el regreso de Prince no es una utopía. Aunque firmó hasta 2020 con el Eintracht, Boateng sabe que no le pondrían impedimentos para rescindir si es con el fin de regresar a la UD. Con nostalgia de lo que vivió aquí está transcurriendo su vuelta a Alemania y, aunque desde Las Palmas le desean «toda la suerte del mundo a nivel personal y profesional», comienzan a detectarse signos de que mucho antes de lo imaginable podría darse la estampa soñada. «En enero lo tenemos aquí», se ha escuchado con insistencia en las oficinas del Gran Canaria. Sería un golpe de efecto inmejorable para sustituir a Vitolo, que dejará su ficha libre en enero para irse al Atlético. El tiempo dirá. Pero los pasos ya se están dando.

Nota de Ignacio S. Acedo para Canarias7 Deportes

 Compartir en las Redes

Deja un Comentario


Comentarios