Manual para salir del caos, por Víctor Afonso

Víctor Afonso tiene un máster en el vestuario de la UD [nueve temporadas, 279 partidos y brazalete de capitán]. Se codeó con Márquez y Pindado. Y ahora ve "elementos tóxicos" en la caseta. Como técnico del filial, disputó un 'playoff' de ascenso a 2ªA. En 2014 la entidad apostó por Josico y le cerró la puerta. Con talante constructivo repasa la pizarra. 

Aquí están sus soluciones:

1 - Problemas en las áreas. Víctor Afonso reclama acabar las jugadas y ser más verticales. "La UD tiene un problema grave en las dos áreas y en la manera de generar juego. En ataque, si quiere ser protagonista con balón hay que acabar las jugadas: ser más verticales y no tan previsibles. Toca, toca y toca sin pasar una línea rival y eso facilita las cosas a la defensa contraria. Se cometen muchas pérdidas y eso genera contras peligrosas. Pierdes continuidad en el juego de ataque. Generas desconfianza en el jugador, y en el juego del equipo como consecuencia final".

2 - Variantes y picardía. Ayudas y sacrificio colectivo. Otro factor que detecta el técnico como elemento perverso. "Sin balón, la UD defiende en muchos metros y con pocos jugadores, debido a la cantidad de futbolistas que se quedan descolgados. Cuesta replegarse y hacer ayudas defensivas. Tras pérdida, hay que recuperar o parar el juego como las faltas que nos hacen. Además de ser más intensos sin balón. Por último: la manera de generar juego.Un equipo entre más fases o variantes pueda emplear en un partido, serán porque el rival te somete o porque te interesa variar y ahí radica la opción más enriquecedora. El Atlético, cuando tenía que tener el balón, tenía mecanismos para hacerlo bien. Cuando tenía que dar tres pasos atrás, para juntarse, lo hacía, robaba y salía a la contra. Lo hicieron perfecto. Y cuando tenían que hacer presión alta igual. Tengo la sensación que la UD puede ser también peligrosa usando otros registros en el juego".

3 - Alineación de Tana. Afonso tilda de "confusa" la presencia de inicio del atacante, tras la apertura de expediente tras estar a las 7.00 horas en la puerta de una discoteca. "Un acto de indisciplina de ese calibre exige una respuesta ejemplar y contundente. Cuando los entrenadores tomamos decisiones va implícito un mensaje a los demás y en esta ocasión el mensaje que se da es confuso e inequívoco. Eso puede marcar y espero que no, la relación que puede haber existir entre jugadores y cuerpo técnico. La afición necesita saber que hay líneas rojas que no se pueden pasar. No creo que sea un signo de debilidad del entrenador; pero más importante es que lo que piensen los jugadores sobre el asunto".

4 - Fichajes Remy y Tannane. Considera acertados los dos movimientos, que elevan a 25 las fichas profesionales. "La UD será más vertical que con Momo, Halilovic o Tana. Juegan bien con espacios y será menos previsible. Eso va a mejorar el juego de ataque. Pero puede pasar lo mismo que sucedió con Jesé y Marko Livaja, que el juego del equipo los devoró y no lograron explotar sus cualidades. Si la UD sigue jugando al pie, y con una propuesta estática de posesión...Con estos dos jugadores, habrá alternativas en el juego de ataque y empleas diferentes fórmulas ofensivas. Más recursos. Riqueza táctica".

5 - El nuevo rol de Viera, a lo Iniesta: un error. Conocedor del potencial del '21', con el que trabajó en el filial, Afonso no ve productivo que Viera retrase su posición a la medular como le implora Márquez: 'Para que haga de Iniesta', como aseguró el catalán en este medio. "A Jonathan hay que llevarle el balón a posiciones cerca del área y no al revés. Esa no debería de ser su función ,además porque se desgasta y pierde eficacia en acciones de ataque. Viera está para acabar las jugadas y no para empezarlas. Si Jonathan se descuelga que sea para despistar o quitarse una marca, pero no para organizar".

6 - ¿Hay capos o elementos tóxicos en la UD? Afonso recurre a una frase del Marquéz. "Don Vicente del Bosque decía que vale más un vestuario sano que 100 horas de táctica. En un vestuario debe de haber tres o cuatros futbolistas que son los que en los momentos difíciles tiran de los demás por experiencia. Yo no sé si hay o no capos en el vestuario de la UD porque no estoy dentro, pero si es verdad que hay jugadores que cometen continuos actos de indisciplina comprometiendo la dinámica del equipo y comprometiendo al club, y esos sí son tóxicos. Los futbolistas no sólo deben de ser profesionales sino además parecerlos".

Nota de Diario La Provincia
 

 Compartir en las Redes

Deja un Comentario


Comentarios