Oktay un fichaje frustrado por 200 pesetas

Recien ascendida a Primera, en la 2000-2001, la UD pagó dos millones para reforzar su delantera con el turco Oktay Derelioglu. Un atacante hábil, peleón y, sobre todo, de mucho carácter que dejó buenas sensaciones  y goles en la pretemporada, lo que le valió la titularidad del equipo de Sergio Kresic.

La Liga comezó y Oktay salió de inicio ante Alavés y Oviedo, en los dos primeros partidos de competición. Pero la cosa se torció por un motivo extradeportivo. Tras un incidente con el inglés Vinny Samways en el entrenamiento, y posteriormente en el vestuario, puso tierra de por medio y se volvió a Turquía con su familia, sin mediar aviso. ¿Qué ocurrió?

Lo sucedido, cuentan, tuvo que ver con una apuesta alrededor de un Besiktas-Barcelona de Champions League que acabó 3-0 para los turcos. Según Oktay, Samways le reclamó a gritos las 200 pesetas que le debía. Chocaron dos trenes de fuerte carácter y acabaron en el vestuario a golpes. Varios aficionados, tras conocerse la pelea y según la versión del turco, fueron a su casa, profiriendo insultos raciales a él y a su familia. Samways lo desmintió y asumió cierta parte de culpabilidad. El inglés, un 'jefazo' en la plantilla, tenía las de ganar. Oktay huyó y el club mandó el caso a la FIFA, quedándonos sin saber el rendimiento que el jugador podía haber dado en la isla.

Nota de Jesús Izquierdo para Diario Marca

 Compartir en las Redes

Deja un Comentario


Comentarios