Receptivos hasta el último día en la UD

Aquilani podría no ser el último. O sí. En la UD permanecen atentos a las posibilidades que pueda brindar el mercado hasta el próximo viernes, cuando expira la ventana estival de fichajes, por si pueden activarse más movimientos a los ya realizados. En materia de entradas y de salidas.

Lo que sí se tiene asumido en el club es que, de ninguna manera, se va a entrar en la guerra de cifras que ha encarecido el global de las operaciones. Han llovido ofrecimientos de jugadores interesantes pero que han quedado descartados por los parámetros financieros en los que se manejaban. Y de persistir esta corriente inflacionista, «lo más probable es que todo se quede como está», según fuentes oficiales de la entidad. Tras las recientes llegadas de Aquilani y Samper se considera que la plantilla queda «equilibrada y con competencia en todas las demarcaciones», que era lo que se perseguía para satisfacción de Manolo Márquez, si bien hay un dorsal libre (el 7 que dejó vacante Prince Boateng) que habilita otra alta. Hay partidarios de reservarla para el mercado invernal, en el que, además, es segura la baja de Vitolo, que irá al Atlético. Pero tampoco se descarta que una posibilidad «interesante y a última hora» precipite los acontecimientos. Hasta las 23.00 horas del viernes 1 de septiembre (un día más respecto a temporadas anteriores) «puede pasar de todo» en la UD al igual que en la gran mayoría de clubes españoles.

Si hacer hueco para que entre alguien ya es complejo por la abundancia y calidad de los futbolistas que se tiene en nómina, con la novedad añadida de un Vicente recién salido de la enfermería, abrir la puerta para salidas tampoco resulta sencillo. Uno de los candidatos a figurar en este capítulo es Araujo, por quien suspira el AEK de Atenas y de manera fundamentada.

«Sigo teniendo maletas sin deshacer en el garaje de mi casa por si al final tengo que irme», confesó el delantero argentino la semana pasada en una entrevista concedida a CANARIAS7. Araujo tiene contrato hasta el año 2020, una cláusula de rescisión de 60 millones de euros y, tal y como ha manifestado repetidamente el presidente, su permanencia es segura. Pero sigue el ruido de fondo...

Nota de Iganacio S. Acedo para Canarias7 

 Compartir en las Redes

Deja un Comentario


Comentarios