Siento que hay gente que confía plenamente en mí y otra que no

No me he arrepentido de aceptar el cargo en ningún momento; revertiremos esta situación", afirma Manolo Márquez

Nadie puede negar que Manolo Márquez (Barcelona, 1968) es un hombre de fútbol hecho a sí mismo, un hombre que se ha labrado su oportunidad desde el albero. Sus botas Puma King, un clásico, le delatan. A pesar de que no ha sido el inicio soñado en Primera, no desiste y cree en que este mal arranque se olvidará. Bastante le ha costado llegar hasta ahí.

Ya lleva un par de meses en la UD Las Palmas como entrenador del primer equipo. ¿Qué ha sido lo mejor y qué lo peor?

Lo peor, el inicio de temporada. Lo mejor, que queda mucho tiempo por delante y tenemos un margen de mejora muy grande. Estoy convencido de que el equipo va a salir de esta situación.

¿Le faltó tiempo para asimilar que iba a entrenar al primer equipo?

Lógicamente sí. No soy hombre de excusas, pero había preparado toda la pretemporada con Germán, preparador físico del filial, lo tenía todo planificado, con los amistosos incluso, con una continuidad de jugadores grandes... De un día para otro me dijeron que me tenía que coger un vuelo para venir aquí porque se había estropeado el tema con el técnico que iba a venir... La ilusión era y es tremenda, pero la primera semana no era consciente de casi nada. Llegué y empezaron las reuniones, la presentación y al final de semana los entrenamientos. La pretemporada no fue muy acertada en cuanto al tema Mogán-Maspalomas con más de 30 grados entrenando. Se juntaron muchas cosas que hicieron que el principio fuera difícil y que aún arrastramos. Con esto no me quiero justificar ni mucho menos. Estamos aún en ese proceso.

¿Se ha arrepentido de aceptar el cargo? ¿Ha masticado mucho en su cabeza que, por las formas, quizá no era su momento?

No. Internamente le das vueltas desde que te lo dicen. Cuando te dan un equipo de Primera División es grande. Ahora bien, es cierto que ahora intento mantenerme un poco al margen de todo, de la prensa, de lo que pueda leer. No me he planteado dejarlo en ningún momento, es una gran oportunidad y pienso que revertiremos la situación.

¿Cómo le sienta que comparen su propuesta, que aún no está por hacer del todo, con lo que se veía en la segunda parte de la temporada pasada con Quique Setién en el banquillo.

No me gustan las comparaciones. Tengo una gran admiración por Setién y una muy buena relación. El equipo acabó la temporada como la acabó. Este año hay nuevas incorporaciones. Hay muchas cosas que intentan parecerse, pero a los jugadores les ha costado empezar a entrenar. La forma en la que yo llego aquí es un poco extraña y nos chocó a todos, empezando por mí y también a los jugadores. Sin intentar justificar, el equipo no ha funcionado y ha cosechado dos derrotas merecidas.

El equipo tiene tres grandes problemas: es blando atrás, duda en la salida de balón y carece de identidad. ¿Cuáles son las soluciones?

Estoy bastante de acuerdo en ese diagnóstico. La solución es fácil, confianza. Un jugador sin confianza no es nada y con ella es muchísimo. Hay gente que ha hecho pretemporada extraordinaria y en el inicio de Liga se ha visto sin ella. La misma salida desde atrás la hemos hecho tranquilamente en muchos partidos y otros hemos hecho unos líos tremendos. De momento no ha conseguido tener un estilo propio que realmente nos haga indicar que estos dos partidos podíamos haber hecho algo más. Este parón nos viene bien para pulir aspectos físicos y tácticos. Para ganar hay que correr, no solo basta con tocar el balón. El equipo tiene que dar un salto de calidad y eso se tiene que ver en Málaga.

¿Ha querido implantar un sistema más defensivo, quizá un 4-2-3-1, pero se ha encontrado con otra inclinación dentro del vestuario?

No. En cualquier caso, no sería más defensivo, es un tema de ocupación racional de los espacios. Cuando el equipo juega bien, lo hace muy bien, pero cuando pierde el balón sufre muchísimo. El estilo del equipo puede ser el mismo, pero la ocupación será distinta. Me guta jugar el balón. Entiendo que el 4-1-4-1 requiere más cosas, que la línea defensiva esté adelantada porque a los 4 de delante les cuesta más volver y así corres muchísimos riesgos. No es un tema defensivo, es un tema de orden.

Los entrenadores y el fútbol, al final, vive de los resultados. Tras estas dos derrotas, ¿qué crédito cree que tiene?

Hombre, si pierdo cinco partidos más sé lo que va a pasar. Una cosa es que no haya entrenado en Primera y otra que no sepa de qué va el fútbol porque llevo no sé ni cuantos años entrenando. En cualquier caso, no creo que sea una pregunta para mí. No estoy pensando en esto. Ahora mismo solo pienso en Málaga, no hago cábalas. Estoy centrado en que el equipo parezca un equipo, en que se vea en lo que queremos jugar, no en lo que puedo o no puedo durar yo en el banquillo. Mi prioridad es esa. Hemos cambiado ciertas cosas para esta semana.

A nivel personal, ¿cómo está de ánimos?

Bien. Lo que pasa es que sí que tengo la sensación de que hay gente que confía plenamente en mí y otra que no confía nada.

¿Dentro del club se refiere?

No, en general. Pero creo que eso es algo que nos pasa a todos los entrenadores y forma parte del sueldo. El que no sepa llevar esa presión, que se dedique a otra cosa. Trabajé siete años en la revista Don Balón, así que he estado en vuestro lado. Entiendo que la gente dude en el tema deportivo porque piensen que nunca he entrenado arriba y demás. Me intento poner en la cabeza de todo el mundo.

¿Se está haciendo más duro de lo que pensaba entrenar en Primera División?

Estuve entrenando con Javier Aguirre bastante tiempo en el Espanyol. No sé si la palabra es duro, no sé cómo explicarlo. Necesitaríamos que todos fuéramos en la misma dirección.

Aquilani, Samper, Rémy,... ¿Bendición o problema?

No hombre, todo lo que traiga el club se supone que es para bien. Alberto es un jugador de muchísimo nivel, lo vemos entrenar. Otra cosa es que no tenga el ritmo, que lo dice él mismo, aunque lleva entrenando dos meses en solitario. Le costará coger el ritmo. Samper está para competir. A ver cómo llegan el resto. A mí me gustan las plantillas de 22 jugadores.

¿Plantillas cortas?

No, eso no es corta. La gente se piensa que no queremos plantillas largas para evitar problemas. En un club que tiene un filial en Segunda División B, con 22 jugadores, en el momento en el que te falta alguno lo subes del filial y lo vas rotando. Casi nunca tendrás esos 22 jugadores disponible, porque siempre pasan cosas. Con 24 y 25 jugadores en el primer equipo no puedes. El año pasado ya pasó, ni en la Copa del Rey se pudieron dar oportunidades. Evidentemente esa es mi opinión y la de muchos entrenadores. Las licencias son 25 y decide el club. Habrá que trabajar con lo que haya. Pero es seguir un poco la lógica. Si quieres hacer un partidillo el jueves igual tienes que dejar dos o tres jugadores fuera.

Con como está la plantilla, ¿cierra entonces la puerta a gente del filial?

Aquí nos encontramos la explicación de varias cosas, por ejemplo, por qué suben jugadores tarde. O por qué chicos que estaban en el filial entrenando con nosotros ya no estarán. Después me dirán que yo fui su entrenador y que por qué no los subo. Pero es que prefiero que juegue 90 minutos en Segunda División B a que llegue aquí y juegue diez o no juegue. Lo ideal es que juegue 90 minutos. Por eso comentaba lo de la plantilla de 22. Sería bueno que esos chicos entrenaran con el primer equipo porque cuanto mejores son tus compañeros más grande es tu nivel.

¿Por eso dijo el otro día que tenía la sensación de que solo usted confiaba en Fabio?

No. Fabio es un chico con un grado de madurez muy grande. Las Palmas Atlético no empezó bien el año pasado. Íbamos a mitad de tabla en la jornada siete, justo cuando él entra en el equipo. Era la prolongación del entrenador en el campo. Entrenador hace lo mismo, desde la humildad y sabiendo que es jugador del filial. Estoy convencidísimo que va a vivir de esto.

Sonó a pulso. Usted apuesta por su reivindicación de la cantera y la dirección deportiva le ficha a Samper y Aquilani.

No, en absoluto. Dijimos que necesitábamos un jugador para dar salida del balón y Fabio no está preparado para ello. Está Vicente que está lesionado y Hernán y Javi Castellano son una mejora ostensible, pero vienen de lesiones de larga duración. Creo que el fichaje de Samper estaba consensuado. Y después vino el de Aquilani, que lo ha decidido el club y está demostrando que tiene un gran nivel. En ningún momento es un pulso. Me han preguntado 847 veces por Fabio, solo eso.

¿Se ha contado con usted en los fichajes? ¿Se le consulta quién viene?

Sigo con la misma frase que me dijeron el año pasado cuando llegué al filial: el entrenador sugiere y la dirección deportiva decide. Es el modelo de club que tiene Las Palmas y si lo aceptas, bien y si no, pues a ver hasta dónde llegas. Lógicamente me preguntaron por el mediocentro. El que se propuso era extracomunitario y no había plaza. Esperamos a ver cómo marchaba la pretemporada y hasta la semana pasada no se pudo fichar a Samper, como tantos y tantos equipos.

¿Cómo está siendo lidiar con esta plantilla? A la UD le persigue el sambenito de ser un grupo complicado, caprichoso y que demasiado protegido por el presidente.

Fácil.

¿No es tan fiera?

El fútbol es la fábula del niño, el padre y el burro. Hagas lo que hagas de van a criticar. Si eres duro, porque eres duro. El otro día salió Del Bosque diciendo que jamás hay que sancionar a un jugador económicamente, que hay que llegar a ellos a través del convencimiento. Otro puede decir que si no sancionas eres un blando. Creo que el entrenador lo que tiene que hacer es sacarle el máximo posible al jugador en el verde, exigirle en el césped. Y eso es lo que trato de hacer. Me hace gracia que me tachen de blando. Que le pregunten a los jugadores que he tenido a ver si es verdad. Una cosa es que sea tranquilo fuera del campo, que lo soy. Pero cuando estoy en el campo de tranquilo tengo bastante poco. Ahora va a ser difícil que me quite ese sambenito.

¿Le molesta que se le ponga esa etiqueta de blando, de perfil bajo?

Bueno, lo del perfil bajo lo entiendo porque vengo de donde vengo. Creo que hay mucha parafernalia porque se podría actuar con muchísima más naturalidad, que no pasa nada por reconocer un error. Hay mucho miedo al ver qué dirán, ojo no la cagues aquí o allá, cuidado por aquí... Evidentemente es un tema mediático. Cuanto más claro seas con el jugador, la dirección deportiva, el presidente, el cuerpo técnico, seguro que al final van mejor las cosas.

¿Cree entonces que no ha perdido autoridad tras alinear a Tana ante el Atlético después de su altercado nocturno?

Y si no lo pongo me dirán que no tenía ni a Halilovic ni a Vitolo, que por qué no lo puse. Y si ganamos igual nadie se plantea eso. Es lo que hablaba de esa fábula. Ahora como perdimos y jugamos Tana pues... Lo entiendo porque esto es el fútbol. Creo que tenía que ponerlo y lo puse. ¿Significa eso que soy un entrenador blando? Me parece una lectura simple.

¿Recibió alguna consigna por parte del club?

Fue muy natural. Hablé con Toni Cruz y salió de manera natural. Ellos citaron al jugador y se aplicó el régimen interno. Un entrenador no tiene que entrar en ese tipo de desgaste con un futbolista que vas a tener día a día en el campo. Llegará un momento en el que su rendimiento no es bueno y en ese momento saldrá del equipo. Ahí es donde los exijo yo, con ese cumplimiento del régimen interno, que es así desde hace años. Eso no es un problema de Manolo Márquez, es un problema que viene de hace tiempo.

Que Viera salga de su zona natural y vaya a recibir tan abajo, ¿es una decisión suya o sale de él de forma natural?

No. Es cierto que me he planteado dos cosas. Por un lado, cuanto más cerca está del área es más peligroso. Pero también me he planteado que puede ser un estilo Iniesta en el Barcelona, que pueda superar líneas de presión y dé el pase definitivo, en sitios donde intervenga más. Es verdad que ahora mismo la sensación es que vamos a darle pases a Jonathan Viera y que pase lo que sea. Pero eso viene marcado porque el equipo no ha cogido aún los mecanismos ni se siente cómodo a la hora de jugar.

¿Se plantea cambiar de portero a lo largo de la campaña?

No. Sé que tenemos la portería bien cubierta y que por detrás viene gente apretando de la cadena de filiales. No se me pasa por la cabeza. No soy partidario de rotar a los porteros porque creo que necesita confianza. Si se van cometiendo errores, te tienes que plantear cambiarlo. Me ha pasado y lo he hecho en bastantes equipos.

¿Será muy diferente los onces que vienen debido a las nuevas incorporaciones?

Yo es que sería partidario de cerrar el mercado antes de que empezara LaLiga. En cierto modo, desvirtúas la competición porque jugadores que empiezan en un equipo acaban en otro. El circo está montado así. El Valencia jugó con un once ante nosotros e hizo cinco cambios ante el Real Madrid. No he pensado cuantos tuvimos nosotros frente al Atlético con respecto a Mestalla, pero también fueron bastantes. Y los volverá a haber en Málaga. Una de las cosas que tienes que hacer es encontrar el mejor once, buscar asociaciones, no que solo estén los mejores en el campo.

¿Habló Prince con usted para decirle que quería jugar de delantero centro?

Él me dijo que era su posición favorita. Con él acabé bien, con una buena relación. Me explicó sus motivos y se emocionó conmigo, al igual que lo hizo con los medios y con sus compañeros. Es cierto que él me dijo que se sentía más cómodo ahí, pero que yo decidiera. Ahí estamos en lo de siempre. La gente puede volver a pensar que soy blando porque lo puse ahí, pero lo cierto es que Araujo se había lesionado. Solo tenía a Calleri, que también estuvo tocado. Juntos los tres solo estuvieron en el primer partido del Carranza. Después Araujo volvió a recaer.

¿Ve Málaga como una final?

Veo que somos dos equipos en una situación parecida, con cero puntos y no muy buenas sensaciones. Será un partido donde tenemos que controlar el tema nervioso. Repito lo de antes: el fútbol es confianza. El equipo que empiece marcando ese día tendrá mucho ganado.

Nota de La Provincia

 Compartir en las Redes

Deja un Comentario


Comentarios