A sobrevivir en el Coliseum

Una UD en plena crisis y todavía sin entrenador visita a un Getafe que, en su vuelta a Primera División, está sorprendiendo a todos los amantes del fútbol. Una batalla que los amarillos deben ganar si quieren salir del pozo. No le vale otra cosa a Las Palmas. El objetivo parece claro: acabar el 2017 con 14 puntos.

Tras el frenético empate sobre la bocina cosechado ante el Espanyol, a la escuadra grancanaria se le escapan las oportunidades y no puede volver a fallar. A la espera de que Paco Jémez se haga cargo del equipo y retoque la plantilla, Las Palmas se la juega en el Coliseum Alfonso Pérez. Y pese a que la temporada está siendo para olvidar, de conseguir el triunfo, y a la espera de lo que haga el Deportivo, los amarillos dormirían a un punto de la permanencia. Algo increíble si se analizan los números del equipo isleño.

Con el farolillo rojo a cuestas, los de Paquito se agarran al coraje que mostraron en los últimos 20 minutos en el Gran Canaria, empatando un partido que en el descanso se antojaba perdido. Lejos queda ya ese penalti que salvó Pau López a Viera en el 94, al igual que la nefasta imagen que ha ido ofreciendo la UD por los distintos campos de la península. Es ahora o nunca. Las oportunidades van siendo menos y acabar el año con un victoria podría ser vital para la autoestima del cuadro canario. Y es que acabando con 14 puntos un 2017 para enterrar, Jémez podría hacer de fontanero y reparar los destrozos que, con tanto cambio en el banquillo, padece Las Palmas.

De momento nadie ha sido capaz en Liga de asaltar el feudo azulón, un fortín para un Getafe que ha vuelto a la élite para quedarse. Todas las casas de apuestas dan favorito al conjunto de Bordalás, por lo que si los amarillos quieren conseguir los tres puntos, deberán hacer todo lo que no han hecho hasta ahora. Los malabaristas canarios necesitarán su mejor armadura y dejar a un lado las florituras. Se antoja un duelo enfangado y solo apto para valientes, donde la victoria se cotiza al alza. Así pues, Las Palmas tendrá que sudar sangre si no quiere volverse de vacío a Gran Canaria.

Paquito, por su parte, intentará cederle el testigo a Jémez en las mejores condiciones posibles. La posibilidad de que haya cambios en el once es remota, pero existe. La actuación de Hernán Toledo el domingo podría abrirle la puerta al once titular. Al igual que Tannane, aunque parece complejo que entren los dos de inicio. Además, cabe resaltar que el técnico interino contará con la baja de Mauricio Lemos en la retaguardia por acumulación de tarjetas. Es por ello que el equipo que podría presentar el preparador granadino sería el siguiente: Raúl en la portería; línea de cuatro atrás, con Macedo y Dani en los costados, ocupando Bigas y Ximo el eje de la zaga; en el centro del campo Javi es indiscutible, mientras que Vicente podría acompañarlo; Toledo en una banda, Rémy en la otra, Viera de mediapunta y Calleri arriba.

Aunque los últimos minutos del enfrentamiento ante el Espanyol podrían hacer cambiar de sistema a Paquito y decantarse por un 4-4-2 que parecía ya olvidado en la isla. Con Viera más retrasado, escoltado por Javi Castellano y con las bandas bien abiertas, lo que obligaría al técnico interino a decidir quién sería su otra ala: Tana o Tannane. Jugando así con dos hombres arriba, el francés Rémy y el argentino Calleri. Las exigencias de la clasificación puede obligar a tomar decisiones arriesgadas.

Noticia de Canarias7

 Compartir en las Redes

Deja un Comentario


Comentarios